Mes: Febrero 2020

Somos lo que comemos

En la actualidad muchos blogs y webs ofrecen artículos con fotografías que ilustran hamburguesas que se mantienen intactas a pesar de que han pasado meses desde su adquisición, o con carne que no es el tipo de carne que nos han dicho que era.Pero la comida rápida o la comida basura son solo la punta del iceberg de la gran masa de alimentos que consumimos diariamente que no son más que viveres desprovistos de nutrientes, siendo este uno de los principales problemas de la obesidad y de padecer gran número de enfermedades y patologías que desaparecerían simplemente cambiando nuestra dieta y aumentando la ingesta de alimentos frescos y naturales.

CARIÑO, ME HE TRAÍDO A LOS NIÑOS

En los últimos años han ido apareciendo restaurantes y cafeterías que ofrecen todas las comodidades para los padres y la familia al completo: poder tomar algo mientras los más ‘peques’ disfrutan igual o más que vosotros. ¡Pasen y vean!

Cafeterías para disfrutar todos juntos, en familia, no hay tantas. Lugares a los que ir cogiendo el Ford sin dejar nadie en casa, y una vez allí que cada uno disponga de su espacio, su momento, su ocio, su diversión. Donde los padres pueden charlar con tranquilidad o quedar con más gente, y donde los niños pueden conocer amigos de su edad, jugar, divertirse…

Os proponemos cinco lugares distintos con estas características familiares. Espacios en diferentes lugares españolas, y que poco a poco empiezan a ser tendencia y no debes dejar de visitar con los peques.

Como elegir nuestro protector solar

Los filtros solares absorben selectivamente ciertas radiaciones solares. Las principales son los rayos ultravioleta A (UVA) y los ultravioleta B (UVB), que provocan daños en forma acumulativa, desde la niñez, llegando a penetrar hasta la epidermis, y siendo ambas responsables del cáncer de piel.
De ahí que el factor de protección solar sea tan importante, ya que indica el tiempo que podemos exponernos al sol sin riesgo de quemaduras. Por ejemplo, una persona se enrojece a los 10 minutos de estar al sol (dosis mínima de eritema), si se pusiese un FPS 8, tardaría 8 veces más en quedar roja. Es decir, 10 x 8 = 80, por lo que cada 80 minutos debería reaplicar el filtro solar.
El FPS también conlleva el porcentaje de filtración de los rayos solares. Un FPS 15 filtra alrededor de un 93%, mientras que un FPS 30 lo hace cerca de un 95% y un FPS 50, un 97%.
Desde un FPS 50 hasta un FPS 100 “los incrementos de protección son mínimos y nunca se llega a un 100% de filtración”, explica el doctor Raúl Cabrera, jefe del Servicio de Dermatología de Clínica Alemana.