Mes: Julio 2020

Peligros y contraindicaciones de la Valeriana

Es cierto que la mayoría de las plantas, NO tienen efectos secundarios, pero también es cierto que hay plantas dañinas para nuestra salud y que necesitan supervisión médica y no lo sabemos.

Un claro ejemplo que trataremos hoy es la VALERIANA, todos la conocemos, y todos creemos saber para lo que sirve, pero ¿sabemos realmente como se toma?

 

* No administrar durante el embarazo ni lactancia.

* No administrar de forma continuada más de 10 días, y siempre dejando un periodo de reposo entre aplicaciones de 20 a 30 días, ya que produce hepatoxicidad

* No administrar a niños menores de 10 años.

¿y los efectos secundarios que tiene? Uno de los principios activos de la valeriana, el isovalerianato de Bornilo, es tóxico, y por ello si tomamos valeriana sin control, pueden aparecer diferentes efectos secundarios.

* Digestivas: Puede aparecer náuseas, gastralgia, gastritis o úlcera péptica

* Cardiovasculares: Arritmias cardiacas

* Neurológicas/psicológicas: Con el uso continuado aparecen cefaleas, nerviosismo o insomnio.

* Oculares: Tras su uso continuado pueden ocurrir fenómenos de midriasis.

* Osteomusculares: Puede producirse miastenia.

Además de estas reacciones adversas, se han recogido en la base de datos FEDRA (Farmacovigilancia Española, Datos de Reacciones Adversas) del Sistema Español de Farmacovigilancia datos sobre posibles reacciones adversas

* Alérgicas/dermatológicas: Sudoración.

* Generales: Astenia.

Asique si tenéis problemas de ansiedad o insomnio permanentes os recomendamos que consulteis al médico antes de tomar valeriana sin control, o sino también podéis optar por otras plantas que dan mejores resultados y no tienen efectos adversos.

¿Azúcar blanca o Azúcar morena?

Como bien cabe saber, el azúcar “blanco” refinado o sacarosa es la que conocemos habitualmente como “azúcar de mesa” o “azúcar común” y se obtiene de la caña de azúcar o remolacha. Su característica más destacada es su alto poder edulcorante y su sabor dulce.

No obstante, es una importante fuente de calorías en la alimentación moderna, ya que aporta energía de una forma rápida, por lo que debemos tener cuidado con la súbita caída de glucosa en sangre que se produce tras su metabolización. Es asociada a las llamadas “calorías vacías” debido a que carece de vitaminas, minerales o cualquier otro nutriente.
A la vez que se aumenta de peso, el cuerpo es cada vez más deficiente en nutrientes importantes, si no se realiza ejercicio, la mayor parte del azúcar se almacena como grasa y el resultado es una obesidad no natural, que caracteriza a aquellos que consumen regularmente refrescos, dulces, provocando una gran falta de nutrientes, que puede ocasionar incluso malnutrición.