Mes: Agosto 2020

¿Qué comemos cuando comemos pan?

La decisión de un empresario valenciano de rebajar el precio de la barra de pan a 0,20 cent. desató a finales de 2012 una auténtica guerra comercial, que más allá de las repercusiones económicas plantea una seria cuestión relacionada con la salud.

Nadie da duros por pesetas, por lo que es razonable aceptar que la calidad de ese pan es baja. Hoy en día todos miramos con lupa el precio de todo lo que compramos, pero la pregunta es ¿hasta qué punto está dispuesto a sacrificar la calidad de un producto?
La mayor parte de los productos que compramos como ”pan” en panaderías y otras tiendas de alimentación, no solo carecen de las propiedades nutritivas esperadas, sino que son menos ricos en proteínas, minerales y vitaminas, y apenas contienen fibra por lo que provocan estreñimiento, cuando no dañan los intestinos y el colon o causan problemas de intolerancia o alergia. Y es que en buena parte se hace con levadura industrial refinada, blanqueantes (como el dióxido de cloro) , antibacterianos y fungicidas ( aluminio, toxico para el cerebro, bromato de potasio – prohibido en Europa), conservantes, potenciadores del sabor…