¿Azúcar blanca o Azúcar morena?

Como bien cabe saber, el azúcar “blanco” refinado o sacarosa es la que conocemos habitualmente como “azúcar de mesa” o “azúcar común” y se obtiene de la caña de azúcar o remolacha. Su característica más destacada es su alto poder edulcorante y su sabor dulce.

No obstante, es una importante fuente de calorías en la alimentación moderna, ya que aporta energía de una forma rápida, por lo que debemos tener cuidado con la súbita caída de glucosa en sangre que se produce tras su metabolización. Es asociada a las llamadas “calorías vacías” debido a que carece de vitaminas, minerales o cualquier otro nutriente.
A la vez que se aumenta de peso, el cuerpo es cada vez más deficiente en nutrientes importantes, si no se realiza ejercicio, la mayor parte del azúcar se almacena como grasa y el resultado es una obesidad no natural, que caracteriza a aquellos que consumen regularmente refrescos, dulces, provocando una gran falta de nutrientes, que puede ocasionar incluso malnutrición.


Se ha demostrado que el consumo de azúcar blanco y otros dulces pueden paralizar las células blancas de la sangre durante un pequeño periodo de tiempo. Cualquier interferencia con el trabajo de los glóbulos blancos pueden dar lugar a provocar una infección o crecimiento excesivo de microorganismos, interfiriendo en un sistema linfático sobrecargado y hacer que el sistema inmunológico se vuelva más débil.
El azúcar está directamente relacionado con nuestra actividad cerebral, por lo que si estamos bajos en azúcar nos sentiremos cansados, y si nuestros niveles son normales o incluso altos nos sentiremos más activos y eufóricos. Esto hoy en día provoca mucha polémica ya que hay personas que lo comparan con la droga.

Su información nutricional por 100g es:

Calorías

399 kcal.

Grasa

0 g.

Colesterol

0 mg.

Sodio

0,30 mg.

Carbohidratos

99,80 g.

Fibra

0 g.

Azúcares

99,80 g.

Proteínas

0 g.

Vitamina A

0 ug.

Vitamina C

0 mg.

Vitamina B12

0 ug.

Calcio

0,60 mg.

Hierro

0,29 mg.

Vitamina B3

0 mg

 

Es conveniente así pues, sustituirla por el azúcar morena de caña integral o fructosa.
El azúcar moreno, se obtiene del jugo de la caña de azúcar y no se somete a refinación, a diferencia del azúcar blanca, sino que solo se somete a cristalización y centrifugado. Su color se debe a una película de melaza que envuelve cada cristal y debido a que no ha sido refinado, conserva todas sus propiedades nutricionales.
Esto es importante, ya que nutricionalmente hablando al ser rica en sales minerales alcalinas, ayudan a alcalinizar nuestro PH, lo cual es saludable para nuestro organismo ya que tendemos a estar todos con un Ph sanguíneo demasiado ácido.
Además como uso aislado al nutricional, es un ingrediente bastante bueno a la hora de usar exfoliantes caseros para la piel, ya que debido a su textura es suficientemente abrasivo para eliminar células muertas pero sin irritar la piel, hacerle daño ni secarla.
Su información nutricional es la siguiente (por 100g):

 

Calorías  

390 kcal.

Grasa  

0 g.

Colesterol  

0 mg.

Sodio  

40 mg.

Carbohidratos  

97,60 g.

Fibra  

0 g.

Azúcares  

97,60 g.

Proteínas  

0 g.

Vitamina A

50 U.l.

Vitamina C

0 mg.

Vitamina B12

0 ug.

Calcio

85 mg.

Hierro

1,90 mg.

Vitamina B3

1 mg.

 

En resumen se puede concluir que para que notásemos a nivel nutricional la diferencia entre uno y otro habría que consumir cantidades muy elevadas de azúcar, lo cual se desaconseja.
Ahora bien, para que el azúcar moreno mantenga sus cualidades nutricionales debe estar sin refinar o bien lo menos posible. Para eso bastará con tocarla, si su textura es pegajosa, significa que hay presencia de melaza y es rica en nutrientes; su color puede ser otra referencia, hay algunas azúcares integrales que están casi blanca, eso delata que ha sido varias veces refinada. El azúcar integral o moreno es muy rica en hidratos de carbono, contiene casi un 95%, nos aporta vitaminas del tipo B (B1 y B2) y altos contenidos de Vitamina A como también ácido pantoténico. Su color amorronado delata la presencia de fibras solubles de fácil absorción y digestión. Posee menos calorías que el azúcar blanco, pero igual su presencia es importante, por lo que se aconseja tomar con moderación.

Leave a Reply