Nunca es tarde para aprender

Solemos creer que la vida se divide en etapas: primero nos acostumbramos a la etapa de ir a la escuela, luego, cuando somos un poco más independientes llega la etapa de salir con los amigos, trabajar, casarse…Y a estas etapas de “juventud”, llenas de descubrimiento, cambios, oportunidades e ilusiones le siguen las etapas más tranquilas. Etapas de madurez donde se supone que nuestra vida está completamente realizada.

 

Aprendizaje gente en red

Pero ¿qué tan cierto es todo eso? El tiempo y su manejo son completamente subjetivos. ¿Hasta dónde llega la infancia? Antes decían que hasta los 7 años cuando se alcanzaba “el uso de la razón”. Sin embargo hay quienes creen o incluso sienten que uno puede ser joven hasta los 90, aunque el cuerpo no lo sepa.

La vida entera puede ser una aventura de descubrimiento. Por lo que no tiene sentido que nos privemos de explorar sólo porque nos sintamos un poco mayores. Hay tanto que hacer y que aprender que una sola vida le quedaría corta a cualquiera.

Tenemos la oportunidad de aprender cada día. Las oportunidades no están casadas con la juventud, si no con la vida. Sintámonos afortunados de tener vida y aprovechémosla.

Nunca es demasiado temprano, ni demasiado tarde para vivir la vida.Y si has llegado aquí en medio de una baja de inspiración, fíjate en las siguientes pautas que te harán el aprendizaje más sencillo y te darán motivación para seguir aprendiendo:

  1. Organiza tu tiempo

Viendo entre las mil responsabilidades o simplemente quedándonos atascados en la rutina, creemos que organizar nuestro tiempo es complicado que a veces ni siquiera lo intentamos. Pero ¿sabes qué? ¡No es imposible! Si realmente algo te interesa sacarás algo de tiempo para ello, y la mejor manera de hacerlo es haciendo horarios. Programa tus horas de aprendizaje. Póntelas como premio. Verás que vale la pena

  1. Si vas a dudar de algo que sea de tus límites, no de tus objetivos.

Ponte un objetivo, realista pero ambicioso y cuando lo tengas claro no dudes de él. Tener tus metas claras es una buena manera de avanzar en la dirección correcta o perder el miedo a comenzar.

  1. ¡Pásatelo bien!

No pierdas tiempo en lo que no te gusta o no te interesa. Vive con pasión todo lo que hagas, ya sea profesional o laboralmente. No importa que todos lo hayan hecho, no existe un manual de vida que te diga lo que puedes o no puedes hacer.

  1. Insiste y persiste.

Buscar excusas es muy fácil. Buscar razones para abandonar tus metas no te dejará terminar nada. Insiste y motívate visualizando el resultado. Depende solo de ti.

  1. Prepárate mental y físicamente.

Principalmente, debes pensar en el objetivo o meta que planeas llevar a cabo: un nuevo proyecto de aprendizaje, hacer un curso… lo que sea que te hayas propuesto debes pensarlo cuidadosamente dándote cuenta de los cambios que esto significara en tu rutina y por supuesto, en tu vida. Y para que todo salga bien, mantén tu mente positiva y tu cuerpo en movimiento.

Ahora sí, ¿estás listo para aprender?

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies