Propiedades y beneficios del ajo

La planta que popularmente conocemos como ajo se llama en realidad Allium sativum y sus propiedades curativas se han utilizado durante miles de años por diferentes culturas, especialmente en las del Mediterráneo.

Antiguamente se utilizaba sobre todo por sus propiedades antibióticas y los soldados tanto griegos como romanos solían masticar algunas antes y después de cada batalla. Por otra parte, los egipcios lo consideraban como un gran afrodisíaco, mientras que en lugares como el Himalaya aún hay pequeñas villas en las zonas más altas en las que se utiliza en todos los platillos ya que ayudan a oxigenar el cuerpo y fortalecer el sistema inmunológico.

En muchas partes del mundo hoy el uso del ajo esta más bien ligado a cuestiones gastronómicas y hay quienes por su fuerte olor prefieren mantenerse alejados. Sin embargo, si conocemos bien sus propiedades, esto podría empezar a cambiar.

El ajo es un excelente microbicida, desinfectante, descongestionante y tonificador de la glándula pituitaria, eficaz en la secreción gástrica y rico en hierro, eficaz para combatir el veneno de la picadura de alimañas y los problemas circulatorios. El ajo, machacado o en zumo, posee una larga e interesante lista de efectos curativos para innumerables afecciones.

Mejora el sistema cardiovascular

El ajo ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre y mejora el sistema cardiovascular en general. Esto se debe a que regula la producción de colesterol por parte del hígado y además aumenta el nivel del ”bueno” (HDL). Por otra parte, también reduce los niveles del colesterol ”malo”(LDL). En cuanto al sistema cardiovascular, el ajo es muy bueno ya que una vez en nuestro organismo ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, facilitando así la circulación sanguínea y ayudando a prevenir problemas como la arteriosclerosis.

Elimina las almorranas

Al mejorar la circulacion, y ser un gran antibiotico, conseguimos solamente conajo eliminar todas nuestras almorranas, internas o externas. Para ello solo debemos hacerle unas incisiones al diente de ajo, para que suelte jugo, y frotar las almorranas con el diente de ajo (1-2 veces al dia), si son sangrantes notarás quemazón, pero solo serán unos minutos, aguanta lo máximo posible, y aclara con agua después; En el caso de almorranas internas, solo tendras que ponerte un diente de ajo todas las nochas como si fuese un supositorio. la mejoría comenzaras a notar en 7-10 dias.

Aliado contra la hipertensión

Un ensayo clínico de la Universidad de Adelaida, Australia analizó los efectos del ajo sobre el sistema circulatorio para controlar la presión sanguínea y encontró que los participantes con presión arterial alta, que ingirieron un solo diente de ajo al día tenían una reducción significativa en la presión arterial sistólica y diastólica. El estudio encontró que la aliina, alinasa, y la alicina, son especialmente eficaces para mejorar la circulación de la sangre.

Altos contenidos vitamínicos

Es una importante fuente de vitaminas A, B1, B2 y C. Esto significa que ayuda por ejemplo a mantenerse más joven, a mantener más fuerte y saludable la piel, mejorar la vista (aunque en exceso puede ser contraproducente) y prevenir afecciones respiratorias, ente otras tantas cosas. También posee propiedades anti-inflamatorias y es una buena opción para combatir los problemas frecuentes de los resfriados y prevenir la gripe.

Es un antibiótico natural

Es muy efectivo para luchar contra ciertos microorganismos que a veces son inmunes a los medicamentos. También posee propiedades antiparasitarias y combate a parásitos de la talla de la Tenia (solitaria), limpiando los intestinos y creando un ambiente hostil para el desarrollo de estos seres. Ademas es uno de los remedios caseros más populares usados en casos de resfriados. Se le atribuye un efecto descongestionante en el tratamiento de las afecciones en las vías respiratorias, resolviendo las congestiones, promoviendo la desinfección, desinflamando los bronquios y como expectorante.

Mejora el sistema circulatorio

Una ayuda poderosa y natural para combatir várices prueba la siguiente estrategia: tómate un ajo crudo y machacado en un vaso de agua tibia en ayunas cada tercer día y combina esto con 30 minutos diarios de cualquier ejercicio que te ayude a fortalecer tus piernas como bicicleta, correr, bailar; Una vez o dos a la semana, haz una pasta de ajo crudo bien machacado con un poco de aceite de oliva y unta sobre las venas varicosas dando un leve masaje. Deja el ajo por espacio de 15 minutos y, mientras esperas, recuéstate con la spiernas en alto y recárgalas en una pared. Esta estrategia incluye que procures comer lo menos posible embutidos, y productos fritos. En tres meses verás como mejora notablemente la apariencia de tus piernas.

Corrige la anemia

Ideal para aliviar casos de anemia, fortalece las defensas y, ya que estimula los jugos gástricos, resulta un buen aperitivo para despertar el hambre.

Corrige el ácido úrico

Eficaz ayuda contra el ácido úrico, lo ataca aliviando y ayudando las molestias de las articulaciones y músculos, por lo cual lo hace una ayuda indicada en casos de reuma y gota ciática.

Anticancerígeno

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill halló que las personas que consumen ajo crudo tienen la mitad de riesgo de cáncer de estómago y dos tercios menos de riesgo de cáncer colorrectal. El ajo bloquea la formación de potentes anticancerosos, denominados nitrosamina, que pueden producirse durante la digestión de determinados alimentos.

Contra la impotencia sexual

Los científicos han descubierto que el consumo de ajo puede aumentar el deseo sexual de los hombres que experimentan impotencia. Un estudio realizado en San Thomas Hospital de Reino Unido demostró que el consumo de 4 dientes de ajo crudo al día contribuye a mejorar el flujo sanguíneo en el pene que resulta en más erecciones.

Para una piel bella

Además de todos los usos anteriores, el ajo tiene una eficaz propiedad curativa y embellecedora sobre la piel. Su poder antioxidante ayuda a la piel y tejidos a regenerarse y mantenerse jóvenes. Las mascarillas de ajo suavizan la piel y la fortalecen, además de ayudar a la regeneración celular, entre los remedios caseros es muy popular para combatir el acné.

Leave a Reply